-->

miércoles, 28 de diciembre de 2016

El primer encuentro

Octubre de 2009, esa es la fecha en la que comenzó todo, en parte una aventura y en parte un calvario. Andaba buscando un segundo coche para sacar los fines de semana ya que por aquél entonces yo tenía un Seat Ibiza de 2005 algo preparadillo con el que acudía a eventos pero que usaba de forma diaria.

Yo andaba buscando un tracción trasera a ser posible de los 80's o principios de los 90's. Dando vueltas por Rivas(Madrid) veía en muchas ocasiones un abandonado Silvia S14A color morado pero nunca me decidía a llamar al propietario. Ese Nissan no era muy habitual y temía que el dueño pidiese un pastizal. Al final lo compró un compañero de trabajo que lo mima como a un hijo y lo usa ocasionalmente en circuitos para Drift. Continué mirando y me interesé por otros japoneses hasta que me enteré que mi suegro tenía aún el viejo 318 blanco(así lo llamaba) por ahí guardado. 

Resultó que el viejo 318 era un E30 Post cuatro puertas importado de Alemania con techo solar y sin ningún extra más, pero lo mejor era que solo tendría que pagar el traspaso de papeles. Ni corto ni perezoso me fui al garaje donde descansaba el BMW. Todo un icono de los 80's el cual conocía bien de verlo en cientos de películas de esa decada que son mis favoritas.


Al coche le quedaban días para irse al desguace, mi suegro no tenía pensado que viese el 2010 y el coche llevaba abandonado allí casi 3 años sin ni siquiera un simple arranque aleatorio de diez minutos. Me fui a ver el coche sin tener ni llaves ni nada, no me podía aguantar y me planté allí con
mi buen amigo David, ahora dueño de su propio taller, el Bro Garage.


El coche estaba muy sucio, vale que estaba abandonado pero oye! estaba en un garaje y aún así estaba literalmente lleno de mierda. Las fotos no le hacen justicia y el flash disimulaba mucho la roña.

Lo peor fue frotar una ventanilla y seguir sin ver nada porque el interior del cristal estaba igual de sucio si no más por dentro que por fuera. A veces David y yo recordamos ese momento entre risas.

Pese a su estado decidí decirle a mi suegro que me lo quedaba y así le libraba de la prensa al pobre alemán. A mi chica le gustó la idea, porque el coche fue parte de su infancia y había viajado mucho en él le tenía y tiene mucho cariño. El caso es que uno o dos días después(no lo recuerdo bien) ya fuimos con las llaves una vez más David y yo. Al abrir y despejar de olor a cerrado y polvo el interior nos encontramos lo que me imaginaba, cero extras como ya me comentaron algunos familiares. Se me dijo que no tenía dirección asistida o que estaba muy dura la dirección, más adelante veremos que sí tenía dirección asistida(menos mal).


En este primer post me voy a centrar a mostraros el estado exterior del coche y más adelante veremos el interior antes de entrar en "faena" con la restauración en sí.

El coche era un nido de golpes. No había literalmente ninguna zona sin un golpe, arañazo, raspón o lo que fuera. Para colmo habían sido reparados muchos desperfectos de forma casera que lo afeaban aún más si cabe.

Veréis a que me refiero. El piloto trasero derecho había sido parcheado con un trozo de plástico rojo sacado del piloto trasero de otro coche. Muy bien cortado para que coincidiera la medida eso si pero un parche a fin de cuentas.



Como podéis ver el intermitente de ese mismo piloto estaba rajado y el faro en general plagado de roces con otros coches.


En el paragolpes delantero también se puede ver esta pieza para colgar la placa de remolque. Lamentablemente esta chapita estaba remachada y por tanto el paragolpes estaba agujereado(otra cosilla que reparar).


El retrovisor del lado del conductor era inexistente. Era un retrovisor fabricado de forma artesanal y muy ingeniosa, aprovechando lo que quedaba del original y mezclado con piezas de otros coches. El espejo eran pedazos de espejos pegados y todo estaba unido por cinta americana. 


Como os comenté antes, extras cero. Por tanto de llantas de aleación ni hablamos, pero al menos tenía los cuatro tapacubos originales con las pegatinas de BMW algo deterioradas por el paso del tiempo. Pero sin rajas y en un muy buen estado.


Todas las puertas estaban golpeadas, sobre todo en su parte baja, como si hubiesen chocado con bolardos en la calle al abrir de repente sin asegurarse.

En el frontal no había luces antinieblas, pero de las tapas que ocultaban los huecos solo quedaba una. Esto era algo que no me importaba porque los antinieblas se los iba a poner si o si.


Los intermitentes delanteros parecían en buenas condiciones desde lejos, pero estaban rajados y partidos. Además cada uno tenía un tono de color distinto, uno era muy naranja y el otro algo más amarillento.


La parte trasera estaba hecha un cristo. El portón del maletero no llevaba el emblema, algún amigo de lo ajeno se lo llevó(bueno y el de delante también). El portón había intentado ser forzado sin éxito y tenía una doblez muy fea a la mitad, cerca de la cerradura.


La parte central de la zaga estaba hundida hacia el maletero unos cinco centímetros. Está claro que dando marcha atrás se chocó con algo, tal vez un poste y se quedó así. El paragolpes en cambio estaba entero, tal vez pusieron otro pero no arreglaron la trasera. Es difícil de saber, porque los paragolpes eran totalmente negros, ambos sin pintar y con tanta suciedad no podría confirmarlo pero seguro que fue así.


La esquina trasera izquierda tenía muy mala suerte por lo que se ve. Tenía un golpe muy feo la propia esquina que comenzó a oxidar, para colmo una gotera del techo del garaje estuvo haciendo de las suyas en la pintura en esa misma zona y la antigua antena eléctrica(que obviamente no funcionaba) la cual queda en esa aleta estaba doblada porque la pillaron con el portón al cerrar y estaba toda doblada.





Las aletas traseras estaban todas rozadas, siendo la peor la trasera derecha que tenía un golpe algo feo pero nada grave.


El E30 tenía instalado un gancho de remolque. Recortaron parte de la chapa del bajo trasero para adaptarlo y doblaron la cuna de la rueda de repuesto para que entrase. Otra chapuza claramente y para colmo pesaba un huevo y parte del otro. 


Curiosamente el estado de los neumáticos a simple vista parecía muy bueno. Tenían una gran cantidad de dibujo, pero estaban muy cuarteados, duros y cuadrados y por tanto inservibles para una conducción medianamente segura.


Por cierto, el techo solar parecía en buen estado, pero mi suegro me comentó que era manual y que no funcionaba. 

El motor, modelo M40 de 115cv 1.8 gasolina, de inyección. Estaba cubierto de mierda tan antigua que algunas pelusas hablaban del mundial del 82 no os digo más. 


Pese a todo era un coche gratis así que yo estaba como un niño con zapatos nuevos :) Iluso de mi que no sabía lo que me esperaba.

Hasta aquí el post de hoy. En el próximo veremos como estaba el interior y la mecánica del pequeño E30. Un saludo etreinteros!

1 comentarios :

  1. Enhorabuena has encontrado un joyón. El mio es igual. Ya lo publiqué pero lo he tenido siempre muy cuidadito. Tiene 28 años y cada día lo quiero más.

    ResponderEliminar