-->

miércoles, 25 de enero de 2017

Cambio de frenos, rótulas y suspensión

En la entrada anterior vimos como el coche lo fue a recoger mi amigo David de BroGarage para llevárselo a su tallercito improvisado en un polígono industrial. Como recordaréis yo me fui a vivir a Reino Unido y por tanto a partir de este punto y por el momento todos los cambios los continuó haciendo David. Desde aquí le agradezco todo el trabajo y esfuerzo realizado desinteresadamente.


El coche no arrancaba cuando la grúa fue a por el, directamente no llegaba gasolina al motor. Además los frenos de tambor estaban bloqueados, en especial el trasero izquierdo(lado
conductor). Tras mucho esfuerzo y muchos golpes el tambor bloqueado salió.



El estado de los frenos traseros no era bueno, la verdad. 


Las zapatas bailaban en su propio soporte, imaginaos como estaban. Por supuesto el bombín de freno estaba agarrotadísimo y mientras se iba desarmando se iba desintegrando todo.




Aquí una imagen del bombín nuevo junto al viejo.


Aproveché para poner nuevo también los tambores, porque los originales estaban hechos polvo. Aquí podéis ver el nuevo junto al viejo, para que veáis la diferencia y ya por la parte interna ni os cuento.
También se puede ver en la foto uno de los amortiguadores nuevos junto a uno de los viejos.


Se saneó todo con un cepillo de cerdas metálicas como buenamente se pudo...


Y se montó todo el conjunto de frenado nuevo, incluyendo liquido y por supuesto discos y pastillas delanteros. Por el momento lo puse todo de origen, porque la prioridad era hacerlo rodar lo más seguro posible para llevarlo andando hasta Inglaterra. Por eso no me lié a instalar discos traseros ni suspensiones deportivas.


Los amortiguadores estaban muy mal también, con una ligera presión con la mano se balanceaba el coche como una cuna de bebé. Llegaron tres de cuatro amortiguadores, el cuarto tardó una eternidad en venir y cuando llegó resultó que no era el suyo. Tardó otra eternidad en llegar el que faltaba. Mientras tanto se pidieron los guardapolvos, que también tardaron en llegar, pero total como no llegaba el cuarto amortiguador, no importaba esperar.



Los guardapolvos de la suspensión como podéis ver estaban deshechos.


Se pusieron nuevas también, las rotulas de la dirección que estaban totalmente trilladas. La de la imagen fue especialmente difícil de sacar, por la cantidad de óxido que tenía la rosca.



Se compraron rótulas nuevas y una vez instaladas, la dirección parecía otra.



El coche ya tenía, suspensión y frenos nuevos, comenzaba a ser algo más seguro, porque años antes de dejarlo "dormido" dos años, la suspe y los frenos eran los que veis en las imágenes. No era nada agradable de conducir. Vale, no tengo imagenes de los amortiguadores nuevos puestos, pero no eran nada interesante, unos Monroe de serie nuevos. Los muelles no los cambié, se quedaron los suyos, cosas del presupuesto ajustado.

Por cierto, el coche seguía sin arrancar, parecía que no le llegaba gasolina al motor. En el próximo post veremos que ocurría y como se solucionó.

Un saludo!!


0 comentarios :

Publicar un comentario