-->

miércoles, 4 de enero de 2017

Cambios estéticos y nuevo garaje

El anterior post tuvo un buen final, el coche pasó la ITV un año después de conseguir las llaves y con un buen currazo encima. El permiso de circulación estaba al caer y además estaba dispuesto a sacar el coche de aquel oscuro garaje para poder trabajar mejor en él.

Al poco tiempo conseguí un nuevo lugar donde dejar el coche. Eran los exteriores de una pequeña nave, con cancela para dejarlo por la noche y aunque era al aire libre estaba techado.

Comencé por dar un pequeño lavado de cara al morro. Para empezar decidí tintar los intermitentes delanteros en tono negro para así camuflarlos en el protector del paragolpes delantero. Compré un spray especial y le di unas cuantas capas finas. Además sustituí las bombillas originales por unas en color naranja.




El resultado fue este,
los intermitentes se veían totalmente negros pero dejaban pasar la luz naranja.



Ahora quedaban ocultos en la linea negra que divide el paragolpes delantero.


El estado de los característicos riñones podía parecer bueno visto de lejos o en las imágenes generales pero mirando de cerca el estado era penoso.


El cromado se iba despegando y cayendo por sí solo poco a poco.



Para colmo había varias rajas que estaban estropeando el conjunto y que hacían peligrar lo que quedaba de lamina cromada.



Por tanto tomé la decisión de quitar todo el cromado y pintar en negro. Por aquella época se veían algunos con los riñones en tono negro pero no recuerdo que estuviese tan de moda como ahora. Por eso no me lo pensé dos veces, bueno eso y que en los desguaces aunque solía haber E30 los morros solían tomarse días de asuntos propios, porque no solía haber nunca. Bueno al tema, después de quitar el cromado y lijar todo bien di una capa de imprimación.


Después aplique varias capas de negro satinado muy finas dejando cinco minutos de espera entre capa y capa. Este fue el resultado:



El sol se había ido comiendo el tono negro de las rejillas de la calandra y ahora con los riñones y la rejilla pintados en negro, la cosa cantaba y mucho. Por ello decidí hacer lo mismo con el resto de la calandra frontal. En la siguiente imagen podéis ver una de las rejillas pintada y la otra en el estado en el que se encontraba. La diferencia de color era brutal y al natural aún más.


El resultado fue el que veis en las fotos, una manera de rejuvenecer un frontal muy comido por el sol. El coche estuvo mucho tiempo en canarias y el salitre, el viento y la arena habían causado este tipo de daños estéticos entre otros.



El coche suelo llevarlo limpio siempre y aunque estaba limpio no brillaba como a mi me gusta. La pintura original, aparte de abollada en numerosos sitios estaba algo contaminada y el coche... bueno no puedo decir que estuviese mate pero vamos a dejarlo en satinado o brillo muy apagado. Me agencié una maquina pulidora y después de un buen día de trabajo con ella lo pulí al completo.


Como veis el resultado es practicamente un espejo.




Seguía necesitando pasar por chapa y pintura, pero el tema de pintarlo arreglando golpes no era ni es barato y por tanto esto sería suficiente por un tiempo. Aún así ganaba muchos enteros y además al ser blanco los golpes se disimulaban muy bien. Como es lógico la pulida acabó con el 95% de los arañazos. Afortunadamente aunque tenía golpes no había saltado la pintura.



Ahora se veía mucho más llamativo, con todas las piezas, limpias, las rejillas pintadas, los logos, los riñones e intermitentes negros y por supuesto con los preciosos antinieblas amarillos. Muy lejos del estado inicial en el que se encontraba tan solo año y pico antes.



Esa misma semana llegó el tan ansiado permiso de circulación y el coche ya tenía todos los papeles en regla. Por fin podría moverme libremente con él, ir a alguna quedada etc...


Si quería moverme en el E30 tenía que hacer algo con los asientos. Estaban en un estado lamentable y cada vez que te sentabas, aún estando ya limpios te ponías perdido de espuma o de hilos.


La parte superior del respaldo de los asientos traseros era simplemente inexistente. Imagino que se pasaría mucho tiempo al sol y por eso acabó así de pelada. O eso o vivió un tigre en la parte trasera...


Compré unas cutre fundas de 6€ en tono negro y desmonté los asientos para poder ponerlas lo mejor que pudiese, estilo fundas a medida, a ver que si, que era en plan quiero y no puedo, pero era lo que había. No eran gran cosa pero al menos vestían algo el interior y me hacían juego con los paneles de puerta.



La bandeja trasera estaba hecha una pena también. Tenía todas esas marcas de gotas de a saber que, colocadas de forma simétrica. Esta claro que dejaron algo sucio y pringoso ahí y ahora se había echado a perder toda la bandeja. Tengo que aclarar que intenté limpiarla y no salían ni con amoniaco.


El caso es que arranqué aquella moqueta y se fue directa al contenedor de basura. Me fui a un Norauto y me traje una moqueta nueva y un spray de pegamento. Después de 10 minutos la bandeja de mi E30 lucía así:


Además ahora me hacía juego con todo el interior en tono negro.


Un día me dio por hacer una locura y rebajé la palanca de cambio un par de centímetros con la Dremel. Le dí la misma forma que tenía de origen para poder poner un pomo original. Ahora me resultaba más cómodo cambiar de marcha, porque el cambio muy alto no me gustaba nada.


Tras la pequeña rebaja en altura la cosa quedó tal que así:




Como comenté en otros post, solía ir al menos una vez por semana al desguace y un día me traje un paragolpes trasero en el mismo tono de blanco que el mío. Traseros solían haber, pero delanteros no abundaban tanto, no se porque la verdad.


Colocarlo en su sitio no fue tarea difícil. Como imaginarás, también lo limpié y lo pulí.


Ahora la trasera se veía muy bonita, no parecía ni el mismo E30. Nunca me gustó el E30 con los los paragolpes sin pintar, se que hay gente que le gusta así pero no es mi caso.



Lejos se veían ya esos pilotos traseros rajados y con parches o ese oxidado gancho de remolque que pesaba más que el coche.


Pero no solo traje del desguace el paragolpes, también me vine con este porta cintas original que va colocado en la consola central, junto al freno de mano. Un toque aún más retro que me encanta. Además la idea era poner un buen equipo de música pero oculto y dejar la radio original de BMW en su lugar para no desentonar, pero haciéndola funcional. Por tanto el porta cintas me iría que ni pintado.


Colocarlo son dos minutos con un cúter si tenemos la consola desmontada, ya que es muy fácil de cortar.


Solía arrancarlo una vez por semana, los fines de semana. Cada vez que lo arrancaba me encontraba alguna avería tonta. Luces, limpiaparabrisas que no funcionan, algún testigo etc... Un día no arrancaba, no le entraba el aire bien, o eso parecía. Abrí el capó y me encontré la admisión así:


El tubo ya estaba algo cuarteado pero ahora al estar a la intemperie aunque bajo techo, los cambios de temperatura hicieron de las suyas. En el desguace curiosamente no encontré ningún tubo para mi motor M40 pese a que motores M40 había unos cuantos. Pero tanto el caudalímetro como el tubo y la caja del aire, parecían tener mucha demanda. Por tanto me lleve un tuvo de un E34 que le quedaba genial teniendo en cuenta que yo no tenía la caja y que llevaba un filtro cónico. Al ser el nuevo manguito más largo me permitía adelantar algo más el filtro y fijarlo mejor.


Ahora que tenía más luz en el nuevo garaje aproveché para limpiar mucho mejor todo el motor a mano. Saqué el bote del agua de los limpias, porque no salía nada de agua y me lo lleve a casa para limpiarlo. El problema, aparte de la humedad es que habían crecido plantas dentro obstruyendo la pequeña bomba que lleva el agua hasta la luna del coche. Dejé el tanque lleno de agua con un poco de amoniaco toda una noche y a la mañana siguiente lo limpie bien por dentro y por fuera con un desengrasante corriente. Después de enjuagar todo bien lo monte y así quedó:



Como nuevo como podéis ver, por supuesto rellené con liquido limpiaparabrisas y no con simple agua tal y como estaba antes.


Aquella misma tarde decidí darme una vuelta con él para rodarlo un poco a sabiendas de que aún quedaba mucha de su mecánica por cambiar y reparar. Era verano y ya podía usar mi recién arreglado techo solar. Decidí hacer algunas fotillos:





Aproveché para hacer alguna que otra foto del motor, porque los compañeros foreros del foro Etreinteros querían echarle un vistazo con más luz.



Esta foto siempre me encantó, reflejando el atardecer en el colector de admisión pulido.


El interior había cambiado mucho desde que lo abrí por primera vez hacía más de un año. Imagino que para bien ¿no creéis? Con el interior me despido por hoy y adelanto que en el próximo post el E30 irá a su primera concentración de clásicos. Un saludo!!


0 comentarios :

Publicar un comentario