-->

viernes, 10 de febrero de 2017

Arreglando golpes y el fin del M40

Como el coche se había pasado los últimos dos años parado en aquella nave, a la "semi intemperie" muchos de los arreglos cosméticos que yo le había realizado se habían deteriorado. Además los paragolpes tenían numerosos roces provocados por terceros durante ese tiempo. Aprovechando una bajada a España decidí maquillar un poco el E30 y reparar algunas cosillas de estética para que no se deteriorase más y para que no se viese tan feote.

Algo en lo que no solemos reparar es en la estética del claxon. En el E30 va justo detrás de la famosa calandra de los riñones(se ve muy bien de frente) y en mi caso estaba muy afeado por el paso del tiempo. Se veía francamente feo.


Lo desmonté, limpié y lije levemente, eliminando el óxido superficial, para después darle una capa
de pintura negra. Es una solución barata y sencilla de realizar si no queremos cambiarlo por uno nuevo. En mi caso todo el problema que tenía era estético porque sonar sonaba alto y claro.


Aproveché para repintar la tapa de balancines. La vez anterior usé una pintura de no muy buena calidad y se fue despegando con el paso del tiempo. Pero conseguí una buena pintura y la tapa quedó mucho mejor. Además repinté de negro el tapón del aceite, que como recordaréis lo tenía pintado en tono plata.



Como estaba por España, no perdí la oportunidad de pasearme por el desguace y me traje de allí varias cosas. Para empezar cogí de un M42 el tapón de aceite, que como sabréis, es cuadrado. Me gustaba mucho más que el mio redondo, teniendo en cuenta que los ángulos rectos predominan en todo el motor y en todo el coche en general le sentaba de miedo.


La verdad es que el M40 pintado así y con el tapón cuadrado gana bastante en estética. Es algo que cualquiera puede hacer de forma muy fácil y económica.


El vano estaba lleno de mierda, dos años parado le pasaron factura, decidí limpiar todo a mano con mucho cuidado, desmontando piezas inclusive. Con mucha paciencia devolví el brillo a todo el vano. Solo el soporte del amortiguador del capó, me llevó dos horas para dejarlo impoluto, incluso por la parte trasera que no se ve.


Como he comentado, del desguace me traje algunas cosillas. Una de ellas era una goma del maletero en buen estado. Porque la mía estaba que daba pena.


Por ahí se colaba el agua al llover o al lavarlo, os podéis imaginar lo harto que me tenía. Para colmo al estar en un estado tan malo el portón hacía mucho ruido al cerrar y se oía en plena marcha.


La goma del desguace, era vieja pero estaba completa sin un solo agujero y aún era resistente. Tras una lavada se veía como nueva. Ponerla y listo, una cosa menos.


No soy de pegar pegatinas en el coche, de echo esta es la única que llevo. Pero soy muy fan del TopGear de Jeremy, James y Richard y esta pegatina no podía faltar.


La parte trasera del coche siempre ha estado hecha un cristo desde 2009. Recordemos que se colaba agua al maletero, había numerosos golpes, el portón estaba doblado por un intento de robo y la parte central de la trasera, hundida por un golpe contra vaya usted a saber.

Para empezar me traje del desguace un portón de maletero del mismo color que el mio. Con lo cual me evité tener que arreglar el bollo que provocaron al intentar forzar el maletero muchos años atrás. Después de una pulidita el portón se veía perfecto.

Pero la esquina izquierda, la del lado del conductor estaba muy abollada. Antes de dejarlo dormir por dos años para irme a Reino Unido, quité de esa esquina el óxido y le dí algo de pintura de mala manera para que no volviese a oxidar. Era hora de solucionar ese feo golpe. Todos sabemos lo caro que es repintar y reparar la chapa del coche y como yo no estaba para gastos tontos, decidí hacerlo yo mismo.



Desde dentro con ayuda de un destornillador y un martillo fui reparando poco a poco el golpe hasta sacarlo lo máximo que pude. Utilizando para ello la empuñadura del destornillador. Tras esto apliqué masilla y algo de aparejo.


Tras una buena lijada, pinté a spray toda la zona. Usé un spray que me hicieron en una tienda local, con el código de pintura de mi coche, además ya venía con lacado final. Una vez seco, lijé toda la aleta trasera al agua para hacer todo más homogéneo y después pasé la pulidora.


Se terminó el feo golpe. Ahora se veía como nueva esa zona. Solo me quedaba por reparar la parte central de la zaga. Para ser más exactos la zona del portamatriculas. Pero eso sería en otro momento.

Los protectores de los paragolpes estaban muy arañados, especialmente los del paragolpes delantero. Durante los dos últimos años me lo habían ido arañando mientras estaba aparcado.


Comencé por lijar los protectores con una "mouse"




Aproveché para enmasillar los agujeritos que tenía el protector, en el lado del conductor. Esto era para colocar la señal de que lleva remolque. Como yo quité el gancho esto ya sobraba.



 También reparé una pequeña rajita que tenía el protector en la esquina.


Después pasé lija al agua muy fina a mano. Es un trabajo largo y costoso pero merecía la pena.


Como no suele ni solía haber paragolpes delanteros en los desguaces y mucho menos los protectores, me daba mucho miedo quitarlos y que partiese de alguna de las pestañas que los sujetan, por tanto decidí enmascarar todo bien para darles una capa de negro satinado en el mismo sitio.



Una vez pintados los protectores, el frontal se veía mucho mejor.


Tras esto regresé a Reino Unido y David me llamó para decirme que tenía muchos problemas para purgar los frenos. No sabía que pasaba pero el coche dejó de frenar y cuando purgaban no solucionaban nada. Una mañana amaneció el coche con un charquito de liquido de frenos y se pensó en que una fuga podría ser el problema. La llamada me dejó intranquilo como comprenderéis, pero al poco tiempo me llamó de nuevo y me dijo que la bomba de freno estaba muerta además de que un manguito fugaba de forma muy leve pero constante, que ese era todo el problema. Le di luz verde para poner una nueva y se cambió. Por desgracia de esto último no tengo fotos.

A los pocos días de esto recibí otra llamada. David movía por los alrededores de su micro taller el coche, para hacer hueco dentro, por supuesto, pero también para que el coche rodase algo y no se fuese deteriorando. Esta llamada fue triste y supuso un antes y un después en toda la restauración.

David me comentaba por teléfono que el coche comenzaba a ahogarse sin ton ni son. Según me dijo y son palabras textuales; el coche comenzó a sonar cada vez más de taqués llegando a sonar como una Harley. Parece ser que además comenzó a fallar un cilindro, de ahí el sonido. Las bujías eran nuevas y la admisión de aire no tenía ninguna fuga, porque se sustituyeron todos los manguitos. Incluso los manguitos de la rampa de inyección(20€ en la BMW me soplaron por un tubo nuevo de 20cm para cortar). Cuando yo estuve en España, noté que el sonido de taqués había empeorado en el M40 y esto parecía que llegaba a su fin.

David me comentó que lo mejor sería abrir y empezar por sustituir el árbol y los taqués, que estaba todo muy desgastado. Yo me puse a mirar por la red un kit nuevo. Por desgracia era tremendamente caro. El kit para dejar como nuevo este mal endémico de los M40 me subía a los 900€ y por mucho menos podría conseguir otro motor. Para colmo el M40 no era santo de mi devoción. Yo tenía claro que quería cambiar el motor pero no tan pronto, pero tampoco quería invertir mucho dinero en el M40 que ya estaba muy desgastado.

Tras mucho reflexionar y comentarlo con mi chica, decidimos que era hora de jubilar al viejo M40 que ya había vivido muchas aventuras por toda la península, por canarias y por Alemania. Había que hacer un Swap o el motor moriría en cualquier momento dejándonos tirados y eso de camino a UK no podía ocurrir. Comenzó la tarea de buscar un motor. Adios 18i...


Un saludo amigos!

0 comentarios :

Publicar un comentario