-->

sábado, 16 de febrero de 2019

M42 reconstruido y pintado | parte 3

Bueno después de un tiempo sin escribir por aquí sobre el Swap, vuelvo a la carga y os traigo la parte final del transplante del nuevo corazón para el E30.


Con todas las piezas del motor repintadas y la culata repasada y todo bien pulido. David comenzó a
montar todo el inmenso puzzle en el que se había convertido el M42.



A la tapa que se había pintado previamente en color negro, se le lijaron cuidadosamente las lineas que encabezan cada árbol de levas. El contraste entre la tapa y el resto del bloque, es a mi modo de ver espectacular.


Las dos "pipas" se pintaron en negro también para dar más contraste al conjunto y que no pareciese todo la misma pieza. Por cierto, el tornillo que una de las pipas de refrigerante monta para poder purgar el circuito se puso nuevo, comprado en la BMW. Cuatro eurazos costó un simple tornillo...


Los inyectores se limpiaron y restauraron antes de colocarlos en su rampa.




El colector de admisión se pintó en color negro también. En esta imagen no aparecen lijadas sus lineas y es porque David lo dejó así a posta para que lo hiciese yo al volver de UK, ya que él sabía que yo quería trabajar en el proyecto pero no podía estar ahí. Me lo dejó en plan "chuchería".



Aunque los colectores de escape no se ven porque quedan bajo la chapa protectora del calor, también se pintaron en color negro, porque estaban algo feos.


Después tocó el turno a todos los manguitos. Algunos nuevos otros simplemente limpiados sin más.




Poco a poco el motor se fue "vistiendo" y tomando forma.







 Una vez montado al completo, llegó el momento de hacerlo descansar en su cuna.


Para ello se usaron unos tacos de E36





Ya en su sitio, tocó el turno de unirlo al sistema refrigerante. Recordemos que tanto el viscoso como el radiador eran nuevos, por supuesto también lo eran la bomba y el termostato. En este apartado se instalaron un par de cosas mal, de las que nadie se dio cuenta en ese momento, me incluyo. Ya las veremos en otra entrada del blog. Aunque se ve suciedad en el interior de uno de los manguitos del radiador, es por culpa del anterior motor, que estuvo rodando un tiempo con el radiador nuevo.


La tapa que cubre los cables de bujías, lleva grabadas las siglas de BMW y se pintaron en tono blanco a mano.



Como veis el resultado queda muy elegante y podría decirse que salió así de fábrica.


Espero que os esté gustando la restauración y prometo publicar más periódicamente. Un saludo!

0 comentarios :

Publicar un comentario