-->

sábado, 23 de febrero de 2019

Mantenimiento de la tercera luz de freno | NISSAN K12

Bueno vamos a meter un poco de mano al peloto de la casa. Desde que me hice con el Nissan Micra K12 no tengo nada más que halagos para él. Es un coche que anda bien y no me ha dado ningún problema, aunque como buen coche de segunda mano he tenido que ir sustituyendo alguna que otra pieza desgastada allí y acá.

Cada vez que limpio el coche suelo ver lo mal que está la lampara de la tercera luz de freno. Hoy además he visto la bombilla oscurecida y la lampara cada vez es más mate y tiene suciedad dentro a la que a simple vista parece difícil de acceder.

Pues hoy he decidido desmontar todo el conjunto para cambiar la bombilla y de paso restaurar toda la lampara para que se vea como el primer día.

La tarea es la mar de simple, como casi todo en este coche. Primero abrimos el portón del maletero y quitamos la pieza de plástico que recubre la lámpara. Sale muy fácil.


Después nos encontramos con todo el conjunto, que está sujeto por estas simples patillas de plástico. No hay ni un solo tornillo, así que ojo si lo hacéis, de no romper ninguna patilla. Puede estar todo débil si el coche pasa mucho tiempo a la intemperie, ya que a esta zona le da el sol directamente y se puede volver frágil el plástico con los años. Las propias patillas tienen unos
soportes para apoyar los dedos y hacer algo de palanca. Después de sacar la parte de abajo, levantamos y sacamos la de arriba.


Una vez aquí queda la lampara colgando. Aquí podemos extraer fácilmente la bombilla con medio giro. Algo que si hay que hacerlo rápidamente, por ejemplo antes de una ITV pues no tiene más misterio. Pero recomiendo girar todo el casquillo (la zona de plástico blanco donde encaja la bombilla) para poder sacarlo de la lampara.


Como ves la tulipa roja está muy sucia y eso queda detrás del cristal  y ninguno solemos limpiarla. Hasta ahora siempre limpiaba el cristal por dentro y por fuera y punto.


Desmontar la tulipa del reflectante es muy fácil también. Lleva estas patillas a los laterales que tenemos que abrir con mucho cuidado, y se desmonta tirando de forma horizontal.


Una vez limpias las piezas se confirma lo que me temía. Este coche estuvo años aparcando al sol en Cadiz y como en otros piezas del interior, el astro rey a pasado factura. Aquí vemos la tulipa toda mate de la actuación del sol. Además el reflectante tiene numerosos puntos negros y refrotones. Da la sensación de que en algún momento estalló una bombilla ahí y que quemó en esos puntos, dejó la zona algo oscura y limpiaron con algo abrasivo que eliminó parte de la pátina de pintura cromada. No es mucho, pero como me gusta dejar los coches como salidos de fábrica, pillaré alguno en un desguace, ya que es una pieza que habitualmente se deja ver por ellos.


Lo único que se puede hacer con la tulipa roja es darle con un pulimento de plásticos a su cara exterior. Aquí vemos como estaba y que practicamente no refleja la luz, además de que el interior se ve borroso.


Una vez pulida y limpia la pieza, vemos que ha tomado aspecto original. Que la luz pasa perfectamente y que parece un cristal, ahora parece nueva.


Solo queda montar, haciendo todos los pasos anteriores a la en versa. Por supuesto sustituí la bombilla quemada por una nueva.


Como veis es un mantenimiento muy simple que no se suele hacer. En mi caso el coche está muy mimado, pero no era así por parte de la anterior dueña, aunque los he visto peores. Recomiendo, hacer esto una vez al año. Para limpiar la lampara y comprobar la bombilla de cara a la ITV.


Espero que os haya gustado amigos!! no todo va a ser siempre el E30 y de este os voy a ir enseñando poco a poco todo lo que estoy haciendo. Porque aunque es mi coche de diario, poco a poco lo estoy dejando todo como recién salido de fábrica y voy añadiendo todos los extras posibles.

Un saludo!!

0 comentarios :

Publicar un comentario