-->

sábado, 2 de marzo de 2019

Depósito de combustible nuevo

Durante los meses que el coche estuvo en UK no dio ningún problema, hasta que un día fuimos a hacer la compra y el coche decidió no arrancar en el parking del centro comercial para volver a casa. Estábamos a tres millas de casa y parecía un problema de batería. En realidad en ese momento comenzaría una larga y cara pesadilla.

Allí mismo compramos una batería y el coche seguía muerto. Parecía un tema de combustible porque no sonaba la bomba. El coche no tenía seguro ingles y al llevar aún las placas españolas muy pocos talleres por no decir ninguno querían ayudarnos. Allí mismo contratamos un seguro temporal para poder así pedir una grúa. La grúa llegó cuatro horas después de pedirla y el mecánico corroboró lo que yo me temía. La bomba de gasolina estaba muerta. Tras probar fusibles, relés y bujías y no dar con la solución, aplicamos directamente corriente a la bomba y no giraba. La grúa tenía la oblación por parte del seguro temporal de llevarnos a un taller y no a mi casa, que solo estaba a las tres míseras millas y la bomba la podría haber pedido yo y haberla montado, pero no se me permitió.

Total, el coche una semana en un taller, que nos cobró una pasta de horas (según ellos) de investigación para encontrar la avería aunque ya la sabíamos. Más la bomba y su instalación, más la grúa, más el seguro temporal. No quiero hablar de cifras, pero costó la broma más que el motor. Todo porque era el único taller y el único seguro temporal que cubría coches con matricula extranjera.

En fin, el caso es que la bomba cascó porque el depósito estaba podrido. No quise que me pusiesen otro por supuesto o me quedaría sin el otro riñón. Sabía que con la bomba nueva ganaba tiempo pero que cascaría de igual manera por culpa del depósito.

Cuando volvimos a vivir a España, esto era algo que tenía pensado hacer nada más llegar, depósito nuevo y bomba para olvidar el tema de una vez por todas. Eso sí, al llegar a España, pasé antes por el desguace y me traje los aros cromados de los faros de un E39, ya que los de E30 van pintados. Un caprichito.


Ya en España, compré por Ebay Alemania un tanque nuevo. Los había de plástico y de metal pintado como el original. Decidí que fuese metálico como el original. La mayoría me decía de restaurar el
depósito que ya tenía, pero estaba fatal y no quería más chapuzas. Después de lo vivido en UK con este tema, no quería fallos de ningún tipo.

El nuevo depósito brillante y precioso!

El depósito original sería historia y se lo regalé a David por sus servicios con el BroGarage, ni idea de si lo remozó y vendió o que diablos hizo con él...


Se desmontó todo el escape lo primero, tramo trasero y el intermedio.


Después se vació el depósito con cuidado, que no estaba la cosa para desperdiciar dinero.

Mirad como el E30 mea euros...

Fijaos lo sucia que salía la gasolina. El tanque estaba fatal y dejaba así la gasolina. Esto se lo comía la bomba de combustible y al final la terminaba destrozando. Ese color son partículas de metal oxidado del fondo del depósito. Esto estaba matando la bomba que me pusieron los ladrones de los británicos. Necesitaría una nueva bomba con el nuevo depósito, pero ya contaba con ello.


El depósito se tarda más en vaciar así que con unas cuantas alegrías por carretera...


Aproveché para cambiar el flector del cardan. El coche tiene increíbles vibraciones en carretera especialmente en cuarta y quinta marcha. El flector no estaba muy mal, pero era muy viejo. Por prevenir metí uno nuevo, pero el problema era la caja de cambios como averigüe tiempo después, pero eso es otra batallita.


Ya colocado el precioso depósito alemán. Como brilla el jodio en contraste con los sucios pero libres de óxido bajos. El combustible se volvió a meter al deposito pero filtrado con papel para que no entrasen las partículas de metal en el nuevo depósito.


Al montar el escape de nuevo, aprovechamos para sellar mejor esta unión, porque fugaba por ahí.


Así estaba el depósito original, por fuera aunque no lo parezca estaba muy abollado.


Por dentro era un infierno, algunos pedazos de oxido eran de varios centímetros y no simples partículas.


Aprovechando la tarde en el BroGarage, como sudaba algo de aceite la tapa de válvulas, la abrimos de nuevo para poner otra junta y añadir junta líquida.



Ya solo quedaba el cambio de la bomba de gasolina, ya que la que se puso en UK estaba claramente dañada de nuevo por aquel depósito. Esta vez la cambiaría yo, simplemente pagando una bomba y no pagando a ladrones, pero eso lo veremos en otra entrada. Espero que os esté gustando, un saludo!

0 comentarios :

Publicar un comentario